EMU70
EMU70

70 AÑOS
de muebles de exterior Made in Italy

UNA LARGA TRAYECTORIA DE INNOVACIÓN, CALIDAD, SOSTENIBILIDAD Y VOCACIÓN INTERNACIONAL.

1951

Corrían los años 50 del siglo XX y había que empezar de nuevo, confiando en la buena voluntad de la gente y en su capacidad para movilizarse. Una hoja en blanco, una situación de estancamiento económico, que no asustó a los que supieron reinventarse con imaginación. La iniciativa de EMU la tomaron los hermanos Aldo y Angelo Biscarini y su cuñado Dante Menconi en 1951, fundando Elettro-Meccanica Umbra en la pequeña ciudad de Marsciano, una zona vinculada a la agricultura y la industria del ladrillo. La pequeña empresa fabricaba equipos de transmisión para uso militar, basándose en la experiencia y los conocimientos de sus fundadores. Los hermanos Biscarini habían sido oficiales de comunicaciones en África durante la Segunda Guerra Mundial, mientras que Menconi contribuyó como experto en mecánica.

Les trois fondateurs: Dante Menconi, Aldo et Angelo Biscarini

’60 – ’70

EMU, combinando sus características con las del nuevo mercado, reconvirtió la producción al sector del mueble.

En los primeros años, la producción varió desde el mobiliario escolar a los muebles de oficina, experimentando y perfeccionando los acabados de PVC hasta crear la primera planta de plastificación de Italia. Esta protección del material hacía que los objetos fueran adecuados para su uso en el exterior y su exposición a la intemperie.

Chaise longue Bahama, 1970

El sillón Rio fue uno de los mayores éxitos de la empresa. Durante toda la década de 1960 a 1970 había sido catalogado como un producto de jardín, hasta que a principios de los años 70 dos importantes operadores americanos hicieron un gran pedido para sus almacenes, proponiendo el Rio en la campaña publicitaria como un pequeño sillón que, por sus líneas esenciales, era apto para cualquier ambiente y no exclusivamente para el jardín. De este modo, el modelo superó el medio millón de piezas vendidas al año y tuvo una increíble difusión. Un proyecto nacido en un pequeño pueblo de Umbría llegó a exponerse en el Rockefeller Center, en el histórico barco Mark Twain, acabó en la portada del disco de Lucio Battisti “Una donna per amico» y se sentaron en él  innumerables campeones deportivos. El Río fue una tendencia acertada, un éxito emocionante, que siguió siendo un «best-seller» durante años.

Colección Rio, 1966

’80 e ’90

En 1984 se inauguró la nueva fábrica de 50.000 metros cuadrados en Schiavo. La asociación con IKEA fue un hito fundamental en la historia de EMU y se prolongó durante los años 80 y 90, permitiendo el desarrollo de grandes plantas de producción automatizadas y la distribución internacional.

L’usine EMU

2000

Luego vinieron algunos años de crisis, superados gracias al compromiso de un equipo de profesionales amigos de EMU, Riccardo, Jan y Aldo, que entre 1990 y 2000 aportaron una mayor internacionalización y productos de gran sencillez y eficacia. El cambio de dirección trajo consigo un nuevo impulso creativo. Aldo Ciabatti fue el artífice de la renovación estilística de las colecciones de hierro. Uno de los primeros productos fue la silla “Ronda”, de 1996, que ocuparía el codiciado lugar del Rio casi veinte años después.

Se dio un primer paso hacia una estrategia de diversificación industrial y comercial, reintroduciendo las colecciones de madera y adoptando las tecnologías más avanzadas de acabado del metal con el nuevo equipo de cataforesis, en funcionamiento desde el año 2000.

Les chaises Ronda

2005

En 2005, el fondo L Capital del grupo francés de artículos de lujo LVMH adquirió la mayoría de las acciones de EMU. En ese periodo, la empresa entró en colaboración con muchos diseñadores importantes, como Christophe Pillet, Rodolfo Dordoni, Paola Navone, Patricia Urquiola y otros, que le dieron un nuevo aliento a la empresa y le abrieron las puertas al segmento de mercado del «lujo accesible». Una gran inversión en investigación y técnica que llevó a la empresa a comprender la importancia que el diseño y el proyecto han asumido en la producción industrial, posicionando a EMU en un escalón superior. Desde 2007, en las portadas de las más importantes revistas internacionales encontramos las colecciones Round, Heaven, Retrouvé, Nef, todas ellas caracterizadas por una nueva interpretación del metal y por las posibilidades de manipulación del mismo.

Collection Re-Trouvé de Patricia Urquiola

2017

En 2017 la familia Biscarini, los fundadores históricos, junto con la dirección de la empresa, se hicieron con el 100% de las acciones. En mayo de 2018 se inauguró el nuevo Centro de Diseño y Simulación, fuertemente deseado por la nueva estructura de la empresa y creado para potenciar el trabajo de investigación sobre el producto y el uso de los propios productos en diferentes contextos. Un elemento de gran importancia para la empresa, que desde hace años colabora con diseñadores y jóvenes emergentes, parte integrante de un proyecto más amplio de desarrollo de la marca. El nuevo Centro de Diseño pretende, por tanto, no solo valorizar el producto, integrándolo en los contextos naturales de interior y exterior a los que está destinado, sino también ofrecer una herramienta de acogida al personal de ventas, que podrá así ofrecerles a los clientes una visión más realista del resultado final. Por último, el Centro pretende dar un nuevo impulso a las actividades de investigación y desarrollo del actual departamento de diseño, en un espacio donde técnicos, diseñadores y jóvenes del mundo académico puedan inspirarse para la continua evolución de los procesos y productos.

Design & Simulation Centre EMU

2021

70 años de aventuras, innovaciones apasionantes y algunos sufrimientos, con la determinación constante de todo el personal de crear productos funcionales de duración  insuperable, coherentes con la cultura de su territorio, desde siempre… ¡y para siempre!

El resultado son colecciones llenas de una mezcla equilibrada de diseño, funcionalidad, tecnología, habilidad manufacturera y respeto por el medio ambiente. Espacios al aire libre con un auténtico estilo Made in Italy, entre el confort, la convivencia y el relax, donde reunirse y compartir el arte de vivir el jardín a la italiana.

L’usine EMU, 2021

Nuestro compromiso

NUESTRA CALIDAD 100% ITALIANA

Pretender lo mejor en lo que respecta a la calidad, buscar la perfección de los detalles, tener una mentalidad innovadora: estas son desde siempre las pautas de trabajo de EMU. La empresa realiza y controla todas las fases de la producción, tanto en su planta de Marsciano, en el corazón de la Umbría, como dirigiendo todas las fases de la elaboración en las diferentes sedes de la actividad, en una red integrada según los más modernos modelos de organización productiva. Una rigurosa monitorización, desde las pruebas durante las fases de diseño y elaboración hasta los procesos de cataforesis y pintura, hasta llegar a la validación del producto acabado. La indiscutible calidad de sus productos es el resultado de la perfecta combinación entre tecnología y capital humano, un auténtico patrimonio inestimable dictado por la pasión y el saber hacer de las personas. Y es justamente este saber hacer y el histórico know-how de la empresa en la elaboración del metal, para garantizar un largo ciclo de vida de los productos y su máxima resistencia a la intemperie. Nacen así iconos de diseño atemporal que habitan desde siempre nuestros jardines. EMU nos acoge en ambientes al aire libre de genuino estilo Made in Italy, entre comodidad, convivencia y relax, donde encontrarse y compartir el arte de vivir el jardín con espíritu italiano.

SOSTENIBILIDAD CON CORAZÓN VERDE

Hemos nacido y crecido en medio del verde, así que la atención y el cuidado por el medio ambiente se encuentran en nuestro ADN. Siempre hemos protegido nuestra tierra: la Umbría, Corazón Verde de Italia. El amor por nuestra tierra y el cariño por la empresa son valores que desde siempre transmitimos de generación en generación, de padre a hijo. Esta familiaridad nos ha permitido preservar y perfeccionar nuestro oficio. Realizar productos duraderos, tanto desde el punto de vista estético como de resistencia es uno de los elementos clave para garantizar la sostenibilidad. Este es el motivo de la atención que dedica EMU al cuidado del medio ambiente en todo el ciclo de vida del producto, desde la utilización de materiales 100 % reciclables e incombustibles, como acero y aluminio, hasta el reciclaje y la minimización de los desechos. Las colecciones que contienen madera están realizadas en teca FSC 100 %, o sea, procedente de bosques gestionados de manera responsable, según rigurosos estándares medioambientales, sociales y económicos. La compatibilidad medioambiental de toda la gama EMU está garantizada por los procesos realizados dentro de las propias plantas. La empresa también está comprometida en la reducción constante de la utilización del plástico en los embalajes, compuestos por cartón reciclable y de dimensiones cada vez más reducidas.

SABER HACER Y TECNOLOGÍA

Cada día, EMU da grandes pasos hacia adelante en una continua búsqueda tecnológica y estilística. Tradición y evolución se unen hacia un nuevo sentido del habitar, gracias al uso de combinaciones de materiales innovadores y a la constante inversión en alta tecnología y automatización, como las islas robotizadas de soldado y acabado. Una visión ambiciosa, que se hace evidente dentro del Design&Simulation Centre, centro de investigación que tiene como objetivo dar impulso a las actividades de desarrollo del actual departamento de diseño, en un espacio donde técnicos y diseñadores puedan encontrar inspiraciones para la continua evolución de procesos y productos. El fuerte deseo de la empresa de proyectarse siempre hacia el futuro está alimentado también por el profundo intercambio de ideas con mentes jóvenes, posibilitado por la profunda relación de colaboración con universidades y centros de diseño nacionales e internacionales.

Lo que dicen de nosotros

Todavía tengo una mesa, 4 sillas, 2 tumbonas y un carrito, todo de madera pintado de blanco, comprados a finales de los años 70.

Uno de los modelos más bonitos de la colección EMU es el que he elegido para mi terraza, y lo dice un profesional. Modelo de precisión diseñado por J. Nouvel para el showroom de Montpellier de nuestro colega RBC.

Tenemos la mesa Athena y estamos muy satisfechos. Es sumamente robusta,
con el sistema de extensión integrado, simplemente genial.

Las tumbonas son cómodas y bonitas. El año pasado las cambié después de 25 años.
¡Los colores son preciosos!

He tenido el placer de vender y poseer sus productos durante años, son fantásticos y duraderos, ¡felicidades!

Preciosos y de excelente calidad, los conozco, los vendía en Leroy Merlin en los años 80.

Me encantan sus muebles de jardín. Compré dos juegos, uno para mí
y otro para regalar. ¡Bonitos e indestructibles!

Tengo los muebles de jardín desde hace años y siguen intactos.

V. S.

Compré una mesa, sillones, cojines, sillas y dos tumbonas
de exterior en 1987 y todo sigue como nuevo.

He comprado una tumbona Snooze y estoy tan satisfecha que voy a comprar tres más.
Las he elegido en beige.

Tengo una mesa y 6 sillas en el jardín desde hace 12 años, en invierno no las tapo y
están en perfecto estado. Vivo en Varese… ¡excelente producto, lo recomiendo!

Compré 4 sillas en 1984 que estuvieron en el jardín de Roma hasta 2005, cuando me mudé a Piamonte.
Ahora las tengo en el porche y siguen estando perfectas

Todo es verdad. Tengo unas sillas de jardín que han estado siempre fuera durante años y
están impecables.

Una garantía

Una marca excelente

Me gusta mucho esta marca, que además de estilosa es muy resistente.

Calidad, sin ninguna duda. Hoy mismo me he deshecho de dos sillas y un pequeño sofá EMU
que compré en 1983 y que siempre han permanecido a la intemperie.

Tengo una mesa y unas sillas grises. Son excepcionales, lo aguantan todo.

Obras maestras eternas, en vista de la calidad que han demostrado

Compré sus productos hace más de 12 años y siguen estando perfectos

Ein raffinierter Stil, ganz auf Italienisch!

Sus creaciones son excelentes

4 sillas de exterior EMU compradas hace 20 años y siempre han estado fuera en torno a la mesa de comedor los 365 días del año. Se limpian con agua y jabón solo una vez, a principios de verano. Todavía están COMO NUEVAS. Para mí, esta es una gran prueba de que son un producto excelente. ¡Enhorabuena!